Un aumento de la vitamina c en el tomate

Investigadores del departamento de Biología Molecular y Bioquímica del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora —centro mixto de la Universidad de Málaga (UMA) y el CSIC—, así como del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) han conseguido aumentar un 15 por ciento el contenido en vitamina C del tomate a partir de un gen de la fresa. Los expertos han utilizado técnicas de ingeniería genética para elaborar un producto con aporte extra de ácido ascórbico y mayor capacidad antioxidante, ha indicado la Fundación Descubre en una nota. El tomate es uno de los frutos de mayor consumo en la dieta mediterránea, si bien su contenido en vitamina C o ácido ascórbico se sitúa en torno a los 15-20 miligramos cada 100 gramos, una cantidad, según los expertos, “relativamente baja” en comparación con otras especies vegetales como los cítricos, el kiwi, la papaya o la fresa. El organismo humano no produce por sí solo la vitamina C, sino que la adquiere a través de frutas y verduras. Dado que el tomate tiene poca cantidad de este nutriente, pero es uno de los cultivos más consumidos y de mayor importancia a nivel agrario y económico, han considerado que era el alimento “adecuado” para mejorar “su calidad nutritiva”. El investigador de la Universidad de Málaga responsable de este proyecto, Victoriano Valpuesta, ha explicado que, para ello, han seleccionado un gen de la fresa que participa en la producción de ácido ascórbico. “Esta fruta es de las que presenta un mayor contenido en vitamina C gracias a uno de sus genes, el que produce la proteína D-galacturotano reductasa. Éste ya se había transferido con éxito en lechuga, aumentando el porcentaje de vitamina C en un 200 por ciento. Sin embargo, nunca se había probado en tomate”, apunta el investigador. Los análisis realizados a los nuevos frutos obtenidos mediante modificación genética han confirmado un incremento del 15 por ciento de esta vitamina antioxidante, ante lo que los expertos han afirmado que se trata de “un aumento moderado”, ya que, en general, modificar los niveles de este compuesto en una planta resulta “difícil” debido a que “están muy controlados”. Así, cuando los niveles de vitamina C se alteran, el organismo pone en marcha una serie de recursos para mantenerlos “estables”. Son los denominados ‘mecanismos homeostáticos’, que se activan ante un desequilibrio interno, como en este caso, el incremento de vitamina C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s