Ideas fáciles para comer de tupper:

Los hay que tienen un área de descanso en su puesto de trabajo, otros comen frente a su pantalla, con la tartera casi encima del teclado… pero hoy por hoy son muy pocas las personas las que se pueden permitir ir a comer a casa, y ya no están las cosas como para comer a diario en un restaurante. Y por eso, es uno de los dilemas más habituales con el que se encuentran las legiones de trabajadores que comen en sus puestos de trabajo… ¿y qué me llevo hoy para comer?

Una cosa hay clara: desterremos de una vez por todas el sándwich de máquina y dejemos a un lado los poco saludables preparados precocinados. Y por mucho que te gusten las lentejas –o cualquier otro plato-, si las metes a diario en tu tupper, terminarán cansándote. Así que toma nota de estas saludables y originales propuestas:

Ensalada de pasta con mango y ahumados

Crema de queso azul e hinojo

Quiche de brócoli, gorgonzola y nueces

Garbanzos con espinacas y bacalao

Haciendo click en los nombres de los platos, podréis ver cómo lo podéis preparar. ¡Esperamos que os guste!

Anuncios

Los peores alimentos para dormir

En muchas ocasiones, el no poder conciliar el sueño se debe a la pesadez causada por la ingesta de algunos alimentos que no permiten que el cuerpo haga un buen proceso de digestión y, por lo tanto, no permiten el descanso necesario para dar comienzo a un nuevo día.

La salud está relacionada directamente con la dieta diaria, por tanto, es necesario saber qué se consume y en qué cantidades para evitar daños en el organismo.

“Son muchos los alimentos nutritivos y necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo, sin embargo, se debe regular su consumo según los horarios determinados, pues aunque los alimentos sean saludables, la actividad digestiva no es la misma en todo momento, por lo cual se debe prestar especial atención qué se pueden comer y qué no a ciertas horas”, afirma el doctor Manuel Medina.

A continuación, una lista con aquellos alimentos que debes evitar para no aumentar de peso y poder conciliar el sueño.

Pasta:

Debe evitarse en las horas nocturnas, pues su contenido se convierte en grasa después de la digestión, generando pesadez y aumento en los niveles de azúcar en la sangre, lo cual produce insomnio y evita un buen descanso.

Cereal:

Erróneamente se considera al cereal como una cena ligera, sin embargo, lo que no se considera es que los cereales son ricos en azúcar y que un exceso de este alimento por la noche no permite conciliar un sueño profundo.

Ajo y picante

Estos condimentos ocasionan acidez estomacal y reflujo, impidiendo una buena digestión y el descanso.

El chocolate :

Evita la conciliación del sueño, ya que contiene ingredientes que mejoran el ánimo y llena de energía el cuerpo, estimulando la actividad y reduciendo la exigencia de descanso.

Helados:

El helado consumido en la noche se convierte en grasa, aportando al incremento de peso, además, por su composición de azúcar y leche no permite una buena digestión.

Carne roja:

Está cargada de proteínas y grasas, lo cual dificulta la digestión. Además, este alimento al ser consumido por la noche puede ocasionar molestias estomacales como espasmos, retorcijones e incluso calambres que no permitirán un descanso óptimo.

Lo más recomendable es evitar aquellos que contengan azúcar, proteínas y grasa, y cenar al menos dos horas antes de ir a dormir. Asi, en las noches el cuerpo no requiere alimentos en abundancia debido a que se encuentra en reposo, por lo cual no necesita energía almacenada para ninguna actividad.

¿Azúcar o sacarina?

Azúcar y sacarina, dos productos ampliamente utilizados para aportar dulzor a alimentos y bebidas, tienen defensores y detractores por sus efectos sobre la salud, aunque los expertos sí se ponen de acuerdo en que la clave está en la dosis que se ingiere.
Ante el dilema de elegir entre sacarina o azúcar, el experto recomienda la primera por el menor efecto calórico, aunque matiza que si se trata de una persona delgada y deportista, entonces, que le eche azúcar.”El problema no es el azúcar, sino el exceso”, ha explicado Martínez-González, quien ha recordado que en los últimos 50 años se ha triplicado en el mundo el consumo de azúcar, un producto que “es muy barato, sabe bien y al que se le puede sacar mucho rendimiento comercial”.

Ha apuntado que hay un porcentaje cada vez más importante de la población en el mundo que obtiene entre un 25 y 30 por ciento de las calorías de las bebidas azucaradas.Aunque lo mejor sería sustituir estas bebidas por agua, ha indicado que los refrescos “light” son una alternativa para las personas que quieran dejar de tomar los azucarados.

El experto defiende una mayor regulación sobre los aditivos que contienen los alimentos procesados.

El hecho de que un alimento contenga sacarosa (azúcar) no le quita valor nutricional, sino que en algunos casos incluso lo mejora porque se evita poner muchos aditivos.La cantidad de calorías que aporta poner azúcar en el café es muy reducida, por lo que es la opción que recomienda si se sigue una alimentación sana, ya que el problema de los edulcorantes es que son aditivos artificiales.

Los edulcorantes son útiles en programas de adelgazamiento, pero como estrategia única no nos valen.

En cuanto a los refrescos no hay evidencia de que quitar los refrescos con calorías tendría resultados significativos en la obesidad, y es aconsejable moderarse en su consumo.

 

La Comunidad Valenciana mantiene sus Estrellas Michelin

La gastronomía de la Comunidad Valenciana revalida el prestigio alcanzado en los últimos años al mantener 13 establecimientos en la guía Michelin, que la semana pasada se dio a conocer en una gala celebrada en Santiago de Compostela.

El chef Quique Dacosta mantiene sus tres estrellas para el restaurante de Denia (Alicante) y continúa al lado de los locales de más prestigio de la comunidad. El Celler de Can Roca, Arzak, Martin Bersategui, Diverxo, Carme Ruscadella o Pedro Subijana son algunos de los nombres que brillan en este ‘top’.

Además, Dacosta mantiene la estrella para otro de sus locales, El Poblet, en Valencia. La Comunidad acredita más restaurantes en este grupo: Casa Manolo de Daimús, Ricard Camarena; Monastrell; Cal Paradís; BonAmb; Casa Alfonso; Riff; La Sucursal; Casa Pepa; L’Escaleta y La Finca.

La ceremonia de presentación reunió en la ciudad gallega a los mejores chefs.Por su parte, Ricard Camarena decia: “Gracias a todos!!! Esto es una carrera de ‘Fondo’… estamos orgullosos de nuestro trabajo, de nuestro equipo…. “Lo que sucede, conviene”

Manuel Alonso confesaba que para él y su equipo el de ayer fue “un día muy importante, día de las estrellas Michelin”. “El mismo día el año pasado, a estas horas estaba llorando de emoción, uno de los sueños de mi vida se cumplía. Acaban de decir las estrellas de este año y nos han renovado, son momentos y horas de tener nervios, hasta que ves salir tu nombre, nos llamamos todos los cocineros, comentamos, porfiamos, cada uno tiene su criterio y opinión. Todos opinamos, pero el veredicto, es de la guía. Seguimos esforzándonos por cumplir los sueños y hacer feliz a toda la gente que viene a Casa Manolo”.

La guía Michelin 2016 de España y Portugal incluye ocho restaurantes de tres estrellas :Akelarre, Arzak, Azumendi, El Celler de Can Roca, DiverXO, Martín Berasategui, Quique Dacosta y Sant Pau, 23 con dos estrellas y 157 con una.

 

El búnker de las semillas

Todo, siempre, puede salir mal. Los polos, por el cambio climático, se pueden derretir. Una guerra violenta –de todos contra todos– puede estallar. Un meteorito podría caer sobre la Tierra y destruir de un plumazo ecosistemas milenarios.

Pero en el supuesto caso de que una tragedia destruya los principales cultivos de alimentos de la humanidad, hay un banco de semillas escondido en el corazón del Ártico para ayudarnos a empezar de nuevo.

David Shukman, corresponsal de Ciencia de la BBC, visitó el Banco Mundial de Semillas de Svalbard y nos cuenta cómo es esta guarida que puede salvarnos de un desastre.

Es una extraña sensación la que siento a medida que me acerco a lo que debería ser el lugar más seguro del planeta.

En lo alto de una montaña ártica azotada por el viento, una puerta de cemento me lleva hacia el Banco Mundial de Semillas de Svalbard, una despensa destinada a garantizar la supervivencia de las plantas más preciadas del mundo.

Diseñado para hacerle frente al escenario más apocalíptico, pasar un día aquí no es algo que te levante el ánimo.

La primera barrera para acceder a este lugar es que está en un sitio remoto: las islas Svalbard están a 1.300 km del Polo Norte.

Y aunque hay muchos vuelos desde Noruega y las aventuras árticas están creciendo en popularidad, la población es mínima y el turismo masivo aún no ha llegado.

A esto se suman los riesgos inesperados. Una capa de hielo duro como una roca cubre el aparcamiento al que llegamos. Cada paso es peligroso. Trato de imaginarme una situación muy poco probable: una multitud amenazante tratando de entrar pero ni siquiera pueden mantenerse en pie.

Puertas múltiples

La puerta exterior es de acero. Me decepciona ver que se abre con una llave común y corriente, como la que la mayoría de nosotros usamos para entrar en nuestra casa.

¿Qué pasa si la pierdes? Por algún motivo estoy un poco cínico. La respuesta es obvia: hay varias copias.

Un viento helado y una calma extrema nos acompañan durante los primeros pasos. Nos esperan una fila de cascos de seguridad.

Se abre otra puerta que nos conduce a un túnel que desciende suavemente hacia las profundidades de la montaña. La temperatura es de 4 ºC bajo cero y estamos ahora en el permafrost, donde el suelo que nos rodea nunca se derrite.

La mayor parte del túnel está cubierta de concreto, más adentro queda expuesta la roca. Nuestras voces dejan escuchar su eco.

El concepto de este proyecto es simple: imagínate que todo sale mal con los cultivos de alimentos claves y asegúrate de tener muestras de ellos aquí.Las puertas se abren con llaves comunes y corrientes, como las que usamos en nuestra casa.

Por esta razón, la entrada está a 130 metros por sobre el nivel del mar, una altura muy por encima de las proyecciones más negativas en torno a cuánto puede aumentar el nivel del mar si se derriten por completo las capas de hielo polar en los próximos siglos.

El estar enclavado en medio de las rocas hace que las semillas sean también inmunes a la guerra. Svalbard está muy lejos de cualquier conflicto militar, pero incluso si uno explota en el Ártico y una bomba aterriza allí, no podría en teoría destruir el banco.

esta puerta la temperatura se mantiene a 18ºC bajo cero.

Esta roca es la mejor protección contra misiles.

En este punto, llegamos a otra puerta. Está blanca por la escarcha. La temperatura está cayendo. Entramos a lo que llaman la “catedral”, una vasta caverna que conduce a las despensas propiamente dichas.

Una caja con una historia emotiva

Todavía queda una puerta por sortear. Está incrustada en el hielo. Tras la puerta,el aire se mantiene a 18 ºC bajo cero. Estamos vestidos para esta temperatura pero la piel que queda expuesta se nos congela.

La despensa tiene hileras de estantes, cada uno está repleto de grandes contenedores de plástico similares a los que uno usa para guardar documentos o para mudarse.

Dentro hay pequeños paquetes con semillas. Son 865.871 paquetes que representan más de 5.000 especies y cerca de la mitad de los cultivos de alimentos más importantes del mundo.Las semillas están almacenadas en cajas de plástico en largas hileras de estantes.

Hay semillas de África, Asia y América. También, para mi sorpresa, hay cajas de Corea del Norte.

Pero la historia que más me conmueve es la de las cajas de Siria. Un centro regional de investigación sobre agricultura en áreas secas tenía su sede en Alepo. Los cortes de electricidad y la guerra civil hicieron imposible el trabajo de esta institución. Así fue como las semillas iniciaron un largo camino hasta llegar aquí.

 

Para eso exactamente está diseñado este sitio. La mayoría de los países tienen sus propias reservas de variedades de plantas clave y el banco es sólo un respaldo de esas semillas que ya son de respaldo.

or el techo del túnel circulan las cañerías de refrigeración.

Este lugar ha comenzado a cobrar sentido para los lugares en donde los bancos nacionales de semillas están amenazados por inundaciones, o donde la agricultura industrial ha reducido tanto la variedad genética que las plagas pueden ser catastróficas.

También para donde las proyecciones de cambio climático lucen amenazantes para los suministros de alimentos.

Esta bóveda es triste y hace falta tener una imaginación oscura para apostar por este proyecto, pero la inmensa cantidad de países e instituciones que la usan justifican su existencia.

Pocos días atrás –y mucho antes de lo que nadie hubiese anticipado– la bóveda cumplió por primera vez con su objetivo primordial.

Algunas de las semillas sirias fueron retiradas de sus gélidos estantes porque las necesitaban en Medio Oriente.

128 cajas de un total de 350 originalmente enviadas desde Alepo atravesaron este túnel lleno de puertas para viajar a Líbano y Marruecos.

Estas semillas vienen de plantas cultivadas en zonas donde surgió la agricultura, en la llamada “medialuna fértil” y ahora serán plantadas para duplicarse.

Pronto habrá agricultores en Medio Oriente cuyas futuras cosechas podrán producir mayores rendimientos o plantas más resistentes a las sequías, todo gracias a los paquetes de semillas que un día fueron almacenadas en un búnker seguro en la ladera de una solitaria montaña del remoto Ártico.

La comida basura provoca pérdida de memoria

Razones para evitar la comida basura sobran, pero ahora nos llega una más  La comida basura podría causar pérdida de memoria. Tras realizar un experimento con ratones a los que sometieron a una dieta de azúcar y grasas, un grupo de científicos australianos ha vinculado la pérdida de memoria a la ingesta de comida basura.

Es temprano para afirmar que existe un vínculo causal entre ambos hechos.Los ratones con una dieta pobre mostraron, seis días después de iniciarse los experimentos, síntomas de pérdida de memoria al ser sometidos a pruebas vinculadas con la memoria espacial.

Los científicos notaron que los animales alimentados con una dieta alta en grasas y azúcar tenían una inflamación en la región  del cerebro que está implicada en la formación y almacenamiento en la memoria y una de las primeras regiones afectadas por el alzhéimer.

. Manny Noakes, experta en nutrición de la Organización para la Investigación Industrial y Científica de la Mancomunidad de Australia (CSIRO) señala que el estudio invita a reflexionar sobre el impacto de la comida basura en las personas a medida que envejecen y en torno al nexo entre una buena dieta y sus beneficios para la memoria.

 

Un aumento de la vitamina c en el tomate

Investigadores del departamento de Biología Molecular y Bioquímica del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora —centro mixto de la Universidad de Málaga (UMA) y el CSIC—, así como del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) han conseguido aumentar un 15 por ciento el contenido en vitamina C del tomate a partir de un gen de la fresa. Los expertos han utilizado técnicas de ingeniería genética para elaborar un producto con aporte extra de ácido ascórbico y mayor capacidad antioxidante, ha indicado la Fundación Descubre en una nota. El tomate es uno de los frutos de mayor consumo en la dieta mediterránea, si bien su contenido en vitamina C o ácido ascórbico se sitúa en torno a los 15-20 miligramos cada 100 gramos, una cantidad, según los expertos, “relativamente baja” en comparación con otras especies vegetales como los cítricos, el kiwi, la papaya o la fresa. El organismo humano no produce por sí solo la vitamina C, sino que la adquiere a través de frutas y verduras. Dado que el tomate tiene poca cantidad de este nutriente, pero es uno de los cultivos más consumidos y de mayor importancia a nivel agrario y económico, han considerado que era el alimento “adecuado” para mejorar “su calidad nutritiva”. El investigador de la Universidad de Málaga responsable de este proyecto, Victoriano Valpuesta, ha explicado que, para ello, han seleccionado un gen de la fresa que participa en la producción de ácido ascórbico. “Esta fruta es de las que presenta un mayor contenido en vitamina C gracias a uno de sus genes, el que produce la proteína D-galacturotano reductasa. Éste ya se había transferido con éxito en lechuga, aumentando el porcentaje de vitamina C en un 200 por ciento. Sin embargo, nunca se había probado en tomate”, apunta el investigador. Los análisis realizados a los nuevos frutos obtenidos mediante modificación genética han confirmado un incremento del 15 por ciento de esta vitamina antioxidante, ante lo que los expertos han afirmado que se trata de “un aumento moderado”, ya que, en general, modificar los niveles de este compuesto en una planta resulta “difícil” debido a que “están muy controlados”. Así, cuando los niveles de vitamina C se alteran, el organismo pone en marcha una serie de recursos para mantenerlos “estables”. Son los denominados ‘mecanismos homeostáticos’, que se activan ante un desequilibrio interno, como en este caso, el incremento de vitamina C.