Iboo, restaurante de comida rápida mediterránea

Se acabó la tiranía de la hamburguesa. Las personas que tienen poco tiempo para comer deciden a diario optar por los restaurantes fast-food a la hora del almuerzo, una opción generalmente poco recomendable para la salud y la línea. Sin embargo, los amantes de la buena cocina, sana y natural, ya tienen una nueva alternativa: Iboo, una cadena de restaurantes de cocina mediterránea, por cortesía del prestigioso cocinero Mario Sandoval. El primero de la cadena ya ha abierto sus puertas en Madrid: En él puedes disfrutar platos exquisitos sin preocuparte del tiempo, el dinero y la salud. Ese es precisamente el secreto del éxito de Iboo: que combina platos frescos, atractivos y saludcervenables a precios muy interesantes.

España tiene en su tierra y en sus platos todo un tesoro por descubrir. La dieta mediterránea ya ha sido alabada en todo el mundo no sólo por su sabor sino porque se ha demostrado que con ella se combate la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, los dos problemas de salud más extendidos en el Primer Mundo.

Hasta ahora la posibilidad de disfrutar de un menú mediterráneo estaba relegado a comer en casa y muy pocos pueden disfrutar del lujo de dedicarle tiempo y atención a la cocina. Iboo es la primera cadena de restaurantes de comida de servicio rápido que sólo ofrece cocina mediterránea, la más saludable, equilibrada y exquisita, y a un precio asequible.

¡ALIMENTOS DEL FUTURO!

En 2050 el mundo tendrá que alimentar a más de 9.000 millones de personas, según el actual ritmo de crecimiento de la población… lo que implica que la producción de alimentos deberá incrementarse en un 70%. Las áreas de cultivo y ganadería actuales serían incapaces de dar una respuesta. Expandir la superficie dedicada a la agricultura no es una opción sostenible. Además, los océanos ya sobreexplotados, el cambio climático y la escasez de agua… complicarán aún más la producción de alimentos.

Ante este panorama… hay una cosa clara… nuestra alimentación va a cambiar… ¿quieres saber hacia dónde?

1. Impresoras de comida

A partir de ingredientes en polvo, la impresora 3D de comida podría crear alimentos a capas.

2. Insectos

En los últimos meses hay un debate existente sobre el alto contenido en grasas, fibra, proteínas y vitaminas de los insectos. Podrían ser escarabajos, orugas, saltamontes, grillos… ¿Te atreverías a probarlos?

3. Carne artificial:

Cuando su producción pueda hacerse de manera industrial y competir contra la carne de vaca normal, podría tardar tan solo 10 o 15 años en introducirse en nuestras dietas.

4. Superalimentos

La quinoa, las semillas de Chía, el alga espirulina, las bayas de Goji… son esos ‘superalimentos’ a los que se les atribuye numerosas propiedades: antioxidantes, fitonutrientes… aunque, en realidad, son más una moda que medicamentos naturales. Es cierto que hay alimentos  muy saludables… pero no necesariamente tienen que ser los más exóticos. Nuestra dieta mediterránea nos ofrece muchos de ellos: el tomate, el aceite de oliva, los frutos secos, el pescado azul.

5. Genómica nutricional

Es el futuro de la nutrición… pero también un camino importante de la medicina. Se trata de crear dietas personalizadas en función de la genética de cada persona, para curar enfermedades o, mejor aún, para no llegar a desarrollarlas. Esta ciencia estudia el metabolismo de cada individuo y las interacciones entre los nutrientes y los genes.

DESDE AZUCARBLOG.WORDPRESS.COM QUEREMOS SABER TU OPINIÓN, ¡COMENTA QUÉ OPINAS SOBRE NUESTRA ALIMENTACIÓN DEL FUTURO!

Puff…Qué peste!!

Normalmente, relacionamos el mal olor con el ejercicio físico, con una serie de bacterias que se desarrollan en la piel etc. Pero, ¿sabíais que hay una serie de alimentos que provocan mal olor corporal?
Esto nos demuestra que no siempre el mal olor corporal proviene de que una persona no sea higiénica, sino que ha sido causado por la ingesta de una serie de alimentos que consumimos diariamente.

A continuación os mostraremos algunos de los alimentos que producen el mal olor en nuestros cuerpos.

  • Azúcar: El exceso de azúcar en la alimentación hace que el cuerpo aumente la temperatura y por lo tanto que se transpire más.
  • Carne Roja: Cuando se come demasiada tardará mucho más en digerirse y su descomposición provocará gases más olorosos de lo normal.
  • Picante y especias: El picante como el ají y las especias como ajo y comino producen halitosis y mal olor corporal porque su digestión genera gases que se mezclan con la sangre de manera rápida e inunda todo el organismo.
  • Café y alcohol: La cafeína no es un buen perfume corporal. Mucho menos el alcohol. Puesto que el mal olor proviene de la intoxicación del cuerpo por el alcohol que sale por el sudor.
  • Lácteos: La ingesta diaria recomendada puede causar mal olor corporal, debido a que contienen proteína alta que descomponen las bacterias del estómago para formar sulfuro de hidrógeno.